En este año 2017, hemos decidido hacer un cambio en nuestro slogan. Cuando inició Misión Maya en el año 2011, teníamos como lema; “Amor, Convicción y Acción”, convencidos de que en esta vida, nuestras acciones están determinadas por nuestra forma de amar a los demás. Cuando uno hace la experiencia de este amor, viene la prueba más difícil, porque cuando se esfuma la parte sensible, entonces este amor, es puesto a prueba porque solo crece y perdura cuando se tiene la certeza y la confianza de que es el camino correcto, el amar hasta que duela, el amar sin medida y el amar a aquellos a quienes más nos cueste. Nuestros actos y decisiones diarias se determinan por este amor y como fruto de este amor viene el servicio.

Logotipo Llamados a Servir

Es por eso que decidimos cambiar nuestro slogan a: ¡Llamados a Servir!, porque a lo largo de estos 6 años, hemos sido testigos de que nuestros misioneros hacen una experiencia real del amor de Dios, cuando son capaces de servir en todo momento.

 

Cristo, nuestro modelo ejemplar, puso en práctica este principio de amor, el que ama sirve, el que ama consuela, el que ama, soporta, el que ama es paciente, el que ama perdona. El que ama es capaz de ver las necesidades del hermano herido, del hermano doliente y necesitado. El fue el primero en servir a sus apóstoles, el fue capaz de lavarle los pies incluso a aquellos que lo iban a traicionar y a negar.

 

Creemos que no hay mejor manera para invertir los dones y talentos recibidos, que ponerlos al servicio de los demás.

El hacer las cosas con amor, especialmente las cosas pequeñas y ocultas, es sin duda lo que transforma corazones. En Misión Maya buscamos despertar a los jóvenes una actitud de servicio, amor y entrega a los mas necesitados.

 

Creemos que hay un bien universal y que no hay nada que nos divide cuando se trata de amar y ayudar al prójimo y, que mejor forma que donar nuestro propio tiempo, pues sólo así se logra una verdadera convicción de que en esta vida solo importa las veces que nos detuvimos en el camino para levantar a quienes encontramos en necesidad y débiles en este andar.