“La Misión en el Corazón de la Fe Cristiana” DOMUND 2017

Por: Belén Márquez

 

El Domund es una Jornada Universal, que se celebra cada año en todo el mundo. Lo que se busca a través de esta Jornada Mundial de las Misiones, que además de apoyar a las obras misioneras de la Iglesia en su labor evangelizadora, se busca también motivar e impulsar a que existan cada vez más misioneros con un corazón ardiente de llevar la Buena Nueva a todos los rincones de la Tierra, especialmente a los más pobres, a los más olvidados, a los marginados y a todo aquel que se cruce en nuestro camino.

 

La labor evangelizadora de la Iglesia, es una responsabilidad y compromiso de todos los cristianos, desde el momento de nuestro Bautismo en que somos llamados hijos de Dios, desde ese momento pertenecemos a una sola Iglesia y en comunidad debemos apoyar a que se cumpla esta misión de llevar la Buena Nueva.

 

Debemos estar conscientes de que todo se convierte en territorio misiones, principalmente en el hogar y en la familia. El Evangelio se traduce en obras, y Dios se esconde en lo secreto, en el día a día, en lo más ordinario de nuestra vida, uno siempre debe buscar actuar de acuerdo a las exigencias del Evangelio, donde prevalece siempre la caridad, la justicia y la recta intención en nuestras acciones y decisiones.

 

“La cosecha es mucha y los trabajadores pocos.” No podemos dejarle a unos cuantos esta gran responsabilidad, gratis lo hemos recibido, gratis lo debemos de dar.

 

En el momento en el que hacemos la experiencia real del amor de Cristo en nuestras vidas, nuestro corazón queda transformado y por consecuencia, debe crecer en nosotros el querer compartir esta experiencia personal, y de persona a persona para que otros conozcan y experimenten aquello de lo que Tú ya has sido testigo.

 

Este es un día donde se llama a todo cristiano a colaborar directa o indirectamente a la actividad pastoral misionera de la Iglesia.

 

Las necesidades son muchas y nunca será suficiente cuando se trata de dar, existen muchos corazones generosos y hemos sido testigos de ello, ante catástrofes naturales recientes en nuestro país, pero que han prevalecido almas generosas capaz de darlo todo por el más necesitado y a los más desfavorecidos.

 

Pero no olvidemos que esto no se acaba, las obras misioneras siguen día a día, y sus programas educativos, campañas de salud, la construcción de capillas, la formación de catequistas, el sostenimiento y mantenimiento de hogares para ancianos, hospitales, escuelas, comedores y orfanatos para las personas más necesitadas de todo el mundo, dependen mucho de cada uno de nosotros y de nuestra generosidad, ya sea con tu colaboración económica o la donación de tu tiempo como misionero.

 

La caridad y la fraternidad como cristianos, prevalecerá en la medida en la que cada persona adquiera el verdadero sentido de la fe cristiana; el amarnos los unos a los otros, en Cristo.MisionMaya_Domund_Banner

¡Llamados A Servir!

En este año 2017, hemos decidido hacer un cambio en nuestro slogan. Cuando inició Misión Maya en el año 2011, teníamos como lema; “Amor, Convicción y Acción”, convencidos de que en esta vida, nuestras acciones están determinadas por nuestra forma de amar a los demás. Cuando uno hace la experiencia de este amor, viene la prueba más difícil, porque cuando se esfuma la parte sensible, entonces este amor, es puesto a prueba porque solo crece y perdura cuando se tiene la certeza y la confianza de que es el camino correcto, el amar hasta que duela, el amar sin medida y el amar a aquellos a quienes más nos cueste. Nuestros actos y decisiones diarias se determinan por este amor y como fruto de este amor viene el servicio.

Logotipo Llamados a Servir

Es por eso que decidimos cambiar nuestro slogan a: ¡Llamados a Servir!, porque a lo largo de estos 6 años, hemos sido testigos de que nuestros misioneros hacen una experiencia real del amor de Dios, cuando son capaces de servir en todo momento.

 

Cristo, nuestro modelo ejemplar, puso en práctica este principio de amor, el que ama sirve, el que ama consuela, el que ama, soporta, el que ama es paciente, el que ama perdona. El que ama es capaz de ver las necesidades del hermano herido, del hermano doliente y necesitado. El fue el primero en servir a sus apóstoles, el fue capaz de lavarle los pies incluso a aquellos que lo iban a traicionar y a negar.

 

Creemos que no hay mejor manera para invertir los dones y talentos recibidos, que ponerlos al servicio de los demás.

El hacer las cosas con amor, especialmente las cosas pequeñas y ocultas, es sin duda lo que transforma corazones. En Misión Maya buscamos despertar a los jóvenes una actitud de servicio, amor y entrega a los mas necesitados.

 

Creemos que hay un bien universal y que no hay nada que nos divide cuando se trata de amar y ayudar al prójimo y, que mejor forma que donar nuestro propio tiempo, pues sólo así se logra una verdadera convicción de que en esta vida solo importa las veces que nos detuvimos en el camino para levantar a quienes encontramos en necesidad y débiles en este andar.